23 abr. 2011

Hay que aferrarse bien fuerte a la felicidad porque está hecha de aire, y rápidamente se nos puede escapar de las manos

No hay comentarios:

Publicar un comentario