23 may. 2011

Solo fue un sueño...

Un día soñé una cosa maravillosa. Soñé que tú y yo estábamos juntos, que me querías, que te importaba. Porque el tiempo se congeló cuando pronunciaste las palabras más bonitas que existen: te quiero. Soñé tambien como nuestro pequeño cuento de hadas transcurría: nuestros paseos de la mano por el parque, esos abrazos tan profundos que parecián no acabarse jamás, esos beso tan llenos de dulzura y amor... Demasiado bonito era todo para ser cierto. Que pena que solo fuera un sueño, que se tuviera que acabar y no se pudiera hacer realidad. Si por mi fuera, me hubiera quedado en ese sueño para siempre, contigo, tú y yo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario