23 may. 2011

Hay momentos de día en los que pienso que he perdido la cabeza, no puede ser normal que todo me recuerde a Él y que cada instante me acuerde de su sonrisa. Pero me paro a pensar y reconozco que me encanta haber perdido la cabeza por una persona así; me encanta echarlo tanto de menos y me encanta quererlo como lo quiero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario